Kuczynski aventaja a Fujimori en las elecciones presidenciales de Perú

elecciones presidenciales

LIMA (Reuters) – El veterano economista de centroderecha Pedro Pablo Kuczynski se perfilaba como ganador de las elecciones presidenciales de Perú, con una estrecha pero sostenida ventaja sobre su rival Keiko Fujimori, hija de un encarcelado ex mandatario, según resultados oficiales parciales.

En los comicios más disputados desde el regreso de la democracia en 1980, Kuczynski obtenía el 50,32 por ciento de los votos válidos y Fujimori aglutinaba un 49,68 con un 91 por ciento escrutado. La tendencia coincide con los resultados pronosticados en dos sondeos rápidos de las firmas Ipsos y GfK.

El ex ministro de Economía de 77 años había ganado terreno en las últimas semanas con promesas de respetar la democracia y acelerar la economía. Pero también recibió un impulso al ser considerado por distintas agrupaciones políticas como la última oportunidad para detener el regreso de un Fujimori al poder.

Con la carga de su apellido, Fujimori sufrió protestas de muchos peruanos que no olvidan el autoritarismo de su padre, Alberto, condenado a prisión por abusos a los derechos humanos y corrupción durante su década en el poder (1990-2000).

“Ya está claro que ganó Kuczynski”, dijo a Reuters el director ejecutivo de la encuestadora Ipsos, Alfredo Torres.

Sea cual fuere el resultado final, no se esperan turbulencias en los mercados financieros porque los dos candidatos han dejado claro que mantendrán el modelo económico de libre mercado que hasta hace unos años hizo crecer al país minero mucho más rápido que a otros vecinos latinoamericanos.

Los seguidores de Kuczynski, un banquero de inversión que también fue funcionario del Banco Mundial, saltaron y gritaron la noche del domingo de alegría frente a su local partidario en un coqueto barrio residencial de Lima.

“Queremos un país democrático y dialogante”, dijo Kuczynski a cientos de simpatizantes desde un balcón de la sede partidaria cuando sólo se conocían los conteos rápidos.

ASIGNATURA PENDIENTE

Si se confirman los resultados parciales, Fujimori, de 41 años, habría perdido por segunda vez la oportunidad de convertirse en la primera mujer en gobernar Perú tras haber caído en el 2011 frente al saliente presidente Ollanta Humala.

Pero el estrecho margen entre ambos alimentaba las esperanzas de Fujimori y frente a sus seguidores, la candidata pidió paciencia.

“Las cifras que vemos en la televisión nos muestran que hay un empate técnico, sin embargo vamos a esperar con prudencia porque toda la noche llegaran los votos del extranjero y del voto rural (de zonas pobres)”, afirmó la noche del domingo.

Justamente convencer a los pobres fue el enfoque de Kuczynski durante las semanas que antecedieron a la segunda vuelta. Hijo de inmigrantes europeos, al apodado “PPK” le ha costado conectar con los marginados, que lo ven con escepticismo por su cercanía al empresariado y su educación de elite.

Aunque muchos creen que “el gringo” está demasiado maduro para gobernar, es uno de los pocos políticos importantes en Perú que no ha estado envuelto en escándalos de corrupción y eso también parece haber jugado a su favor.

A diferencia de su cruzada anterior por llegar al poder, Fujimori esta vez intentó alejarse de su padre, que pese a todo aún es elogiado por muchos por haber acabado con la guerrilla de izquierda y sentado las bases para la expansión económica.

Fujimori promete una mayor inversión en proyectos de infraestructura para avivar la demanda interna y recuperar el ritmo de la economía, que se ha desacelerado en los últimos años por los menores precios de la materias primas.

Pero Kuczynski asegura que es su destreza lo que atraerá inversión privada en grandes proyectos para explotar recursos naturales, muchos paralizados por protestas sociales.

Si Kuczynski llega a la presidencia, tendrá que lidiar con un Parlamento unicameral en donde el partido Fuerza Popular de Fujimori tiene mayoría absoluta.

La agrupación del candidato, Peruanos por el Kambio, sólo logró 18 bancas en la primera ronda electoral y por eso también tendría que buscar acercamientos con el partido de la líder izquierdista Verónika Mendoza.

La ex candidata presidencial Mendoza apoyó a Kuczynski en el balotaje para frenar el paso de Fujimori, pero ha afirmado que no dará un cheque en blanco en caso de un triunfo del candidato.

DE TRADER A TRADER
¡¡Tenemos lo que tú necesitas!! Acepta el reto de ser un Trader.
Su información nunca será compartida.